h1

El placer de un buen cognac

8 diciembre 2009

En una temporada en que los fichajes de relumbrón están cumpliendo uno destaca por encima del resto.  Rasheed Wallace se ha acoplado como anillo al dedo a la filosofía de los Celtics y Vince Carter pone en duda que el jugador franquicia de Orlando sea Dwight Howard, sin embargo, nadie tiene más transcendencia tanto fuera como dentro del campo como Ron Artest.

Ron Artest ha sido uno de los fichajes de la temporada

El alero fichado por los Lakers empieza a disipar dudas. Aunque muy en su estilo también levanta polémicas por igual. La semana pasada saltaba a la palestra unas declaraciones suyas para Sporting News que rebelaban que bebía cognac francés en los descansos de los partidos cuando era joven. Esa confesión ha levantado ampollas en la prensa estadounidense, sin embargo, para Artest están creando el efecto deseado. Todas las miradas están puestas en él, y él está ayudando a que los Lakers no dejen de ganar partidos, ya suman nueve victorias consecutivas.

Trevor Ariza y Ron Artest han cambiado los papeles esta temporada

Todas aquellas incertidumbres que creó su traspaso caen por su propio peso. El debate si Ariza o Artest se empieza a decantar claramente por este último. Él lo supera en ataque y en defensa, entiende mejor el juego, imprime más carácter y como el buen cognac gana con el tiempo. Los peores números de su carrera (12.4 puntos, 4.8 rebotes y 4 asistencias por partido) son mejores que los números de Trevor Ariza en Los Ángeles (8.9 puntos, 4.3 rebotes y 1.8 asistencias por partido). Pero los números no lo son todo.

Ron Artest, sin saberlo, ha caído en un equipo perfecto para él. No tiene obligaciones ofensivas, a parte de suplir los puntos desde fuera cuando Kobe Bryant descansa, y en defensa puede demostrar todo su potencial, y eso es mucho. Con un galardón al Mejor Defensor de  la temporada 2004 y dos veces en el mejor equipo podría ser considerado el mejor defensor exterior de la actualidad, aunque ese honor se lo podría discutir entre otros su compañero Kobe Bryant, que posee seis presencias en el mejor quinteto defensivo de la liga. No obstante, Phil Jackson, listo donde los haya, ha optado por repartir meritos y esfuerzos para conseguir el máximo nivel de ambos. Por una parte, Ron Artest se encargará de la defensa, cubriendo a los exteriores estrella de los equipos rivales y, gracias a esa tarea de desgaste que evitará que Bryant tenga que liderar el equipo ofensivo y el defensivo cubriendo a los Lebron James, Dwayne Wade, etc…Ahora, Kobe Bryant se centrará exclusivamente en el ataque. Y además gracias al buen tiro exterior de Artest, Bryant no tendrá que basar su juego en el tiro exterior y pueda empezar a explotar su físico más cerca del aro. Conclusión: Ron Artest ejerce su tarea de desgaste defensivo y de goteo anotador, mientras que Kobe Bryant se libera defensivamente y da más frescura al juego de ataque.

La filosofía Zen ha ayudado a Phil Jackson a tratar con jugador como Michael Jordan

Pero no solamente dentro de la pista Artest ha caído en el equipo perfecto, fuera de la pista también. Todo el mundo pensaría que cualquier escándalo resonaría con más fuerza en Los Ángeles que en cualquier otro equipo de la liga, ya que ahora mismo los Lakers son la élite y el equipo más famoso de la liga. Sin embargo, en ese equipo ya cuentan con muchas tablas en solventar problemas y escándalos. Phil Jackson es el único entrenador de la liga que ha podido centrar mínimamente a Dennis Rodman, ha luchado con los egos de Michael Jordan y Scottie Pippen, se ha enfrentado a las batallas dialécticas entre Shaquille O’neal y Kobe Bryant, y un largo etcétera, así que sabe mejor que nadie conducir estas situaciones, y además está ayudado por Kobe Bryant al que problemas como la acusación de violación o la fama de ser el culpable de la disolución de los Lakers de la dinastía lo han convertido en un jugador durísimo a nivel interior y convertirlo en un auténtico líder tanto dentro como fuera de las canchas. Esas dos manos tendidas que tiene Artest le tienen que ser suficientes para que pueda conseguir el éxito en Los Ángeles.

A partir de ahora, Artest vivirá una lucha diabólica contra el entorno, sin embargo, ese es el hábitat natural del nuevo alero de los Lakers. Y si no que se lo recuerden a los Kings de Sacramento a los que Artest llevó a su mejor resultado en playoffs en los últimos tiempos o en Houston donde ha sido tan criticado, y que con él consiguieron al fin pasar de primera ronda, cosa que no hacían desde 1997. Por todo esto, hoy reclamo todo el reconocimiento que Artest se merece, y que ese juego tan intrascendente que parece que posee llegue a convertirse, como el vino en cognac, en un néctar irremplazable para la hora de los puros, más concretamente los puros de campeón.

Anuncios

2 comentarios

  1. Muy bueno. Un final nikelao.


    • jajaj Gracias Paza, tus halagos valen doble. Pronto caerá Ben Wallace



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: